Medicina antiaging, la importancia de las vitaminas

Dentro del concepto antiage podemos enumerar el control de la osteoporosis, disminuir el riesgo cardiovascular, disminuir o controlar las carencias existentes y sobre todo hacer medicina preventiva.

El cuerpo humano es un conjunto de células, éstas a su vez forman tejidos y éstos forman los órganos. El secreto de la prevención de un envejecimiento prematuro o una mala calidad de vida por trastornos internos del organismo depende del equilibrio entre esas células, el buen funcionamiento de las mismas y lo más importante: el aporte de vitaminas, minerales y nutrientes que muchas veces no son fabricados por el propio organismo y las tenemos que incorporar con la dieta y también por otras vías, como la vía tópica, mesoterapéutica, endovenosa y también por medio de comprimidos orales.

Hoy nos referiremos sólo a las vitaminas y la importancia de cada una de ellas en lo que se refiere a la medicina antiedad. Lo que se trata de evitar es el proceso de oxidación prematuro de las células y por consiguiente el mal funcionamiento de las mismas por carencias de ciertas vitaminas imprescindibles para el buen funcionamiento del medio interno.

La reposición correcta de las vitaminas para cualquier paciente conlleva una buena evaluación médica personalizada.

Se debe evaluar la sintomatología, tipo de vida, de dieta, ya que las mismas provienen directamente de los alimentos entre otras variables. Es de buena  práctica médica solicitar un laboratorio para su correcta reposición.

Las vitaminas se clasifican en dos grandes grupos:

1)    Liposolubles: (A, D, E y K). Su absorción está ligada a las grasas de la dieta

2)    Hidrosolubles: (B y C). Son solubles en agua

Vitamina A: -Antioxidante

-         Mejora la vista normal y nocturna

-         Crecimiento esquelético

-         Integridad del sistema inmune

Vitamina D: -Regula la absorción de Calcio y Fósforo

-         Fundamental para el sistema osteo-muscular, por lo cual mejora la fuerza muscular y previene fracturas óseas.

Vitamina E: - Antioxidante por excelencia

-         Regulador del Sistema nervioso

-         Mejora de la piel y el cabello

-         Protección cardiovascular

Vitamina K: - Actúa en la coagulación sanguínea

-         Antioxidante

-         Prevención de la osteoporosis

Vitamina C: -La estrella de los antioxidantes

-         Disminuye el colesterol total y los triglicéridos

-         Participa en la síntesis de hormonas

-         Participa en la formación de colágeno, por lo tanto mejora la piel y la flaccidez.

La Vitamina B, se subdivide en grupos:

B1 (Tiamina): - Vitalidad para piel y cabellos

        - Vital en el crecimiento y la reproducción

B2 (Riboflavina): - Mejora el rendimiento físico y mental 

B3 (Ac. Nicotínico): - Necesario para la síntesis hormonal

                        - Repara y protege material genético

B5 (Ac. Pantoténico) – Mejora la memoria

-         Mejora el insomnio

B6 (Piridoxina)  - Estimula el sistema inmunológico

-         Participa en el sistema hormonal

-         Actúa a nivel del Sistema Nervioso Central

-         Mejora la caída del cabello

-         Mejora el envejecimiento prematura

B7 (Biotina): - Crecimiento del cabello

-         Mejora la memoria

-         Mejora la fuerza muscular

B9 (Ac. Fólico): - Mejora el crecimiento de cabello y uñas

-         Mejora el sistema inmune

-         Mejora agudeza visual en diabetes

B12 (Cianocobalamina): - Acción sobre el sistema nervioso central

-         Acción sobre los glóbulos rojos y glóbulos blancos

-         Acción sobre los nervios periféricos

Es importante que más adelante se informe acerca de los síntomas que genera la carencia de cualquiera de estas vitaminas, para que todos aprendan a evaluar sus propios síntomas y no recurrir a formulaciones preestablecidas sin antes consultar con un médico.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK